Mis Bebés Acuáticos

Cuando Liam tenía 10 meses de edad vivíamos en Denver, Colorado, pero sabíamos que pronto nos moveríamos a Miami, a una casa con piscina. Mi mamá me dijo que debería de inscribirlo en clases de natación y así prepararlo para el agua. Parece ser que la mayoría de escuelas de este tipo empiezan a dar clases de natación/seguridad en el agua ¡a niños de seis meses! ¿Quién lo hubiera imaginado?

swim

Hice mis averiguaciones y encontré una clase que mi hijo podía tomar. La maestra era increíblemente buena y paciente. A Liam le fue muy bien en el agua así que cuando nos movimos a Miami decidimos reanudar las lecciones en una escuela que tenía muy buena reputación. Ya él tiene tres años de edad y continúa nadando (¡por sí mismo!) y su hermanita está tomando las clases de padres-y-yo con su papi.

Las clases de natación han sido de gran beneficio para mis niños. No le tienen miedo al agua. No tienen problema con zambullirse y meter la cabeza en el agua. Incluso he soñado que Liam (quien ha tomado sus lecciones en serio y se ha movido de un nivel al siguiente con facilidad) va a las Olimpíadas y gana medallas de oro. Una madre tiene derecho a soñar, ¿no?

Me hace feliz tener bebés acuáticos y estoy alegre de haber encontrado una actividad que ambos disfrutan mucho.

¿Cuál es la actividad favorita de tu bebé?

Read more of Kristel's writing at Glowing Light. In addition to her blog, you can also find her on Facebook, Twitter, Instagram, and Pinterest.

Tags: Spanish

Rocket Fuel